domingo, 11 de enero de 2009


Hay maniquíes. Y maniquíes. Pero yo soy diferente. Yo soy real.
.
Sevilla, Noviembre 2008. ....Nº 60.
.
Aquí estoy en la tienda, rodeada de maniquíes poco conseguidos, el de la peluca caída, el del brazo torcido, la pintorreada, la de la cara blanca… Yo estoy en otra categoría, yo soy una persona. Y estos imbéciles ni me entienden ni me quieren. En vez de estar aquí yo debería estar en el restaurante de enfrente, pidiendo una paella, charlando con otros humanos. Este escaparate está cada vez peor. La Cara de Muerta siempre intenta ponerse justo delante de mí para que no me vean, y el tonto del brazo me dice el otro día, “tú eres un maniquí, tú nunca serás otra cosa”, sólo para hacerme daño. Envidiosos, malas personas, eso es lo que sois. Pero vais a ver. Un chico guapísimo se ha fijado en mí y me visita todos los días. Y sé que sólo es cuestión de tiempo hasta que una noche rompa el escaparate y me saca de aquí. Dejándoos solos a vosotros, panda de resentidos.
.

7 comentarios:

Romayris dijo...

Este maniquí se ve muy real. Por otra parte, me recordaste la canción de Joan Manuel Serrat de Cartón Piedra.

Era la Gloria vestida de tul
con la mirada lejana y azul
que sonreía en un escaparate
con la boquita menuda y granate,
y unos zapatos de falso charol
que chispeaban al roce del sol.

Limpia y bonita. Siempre iba a la moda.
Arregladita como pa' ir de boda.

Y yo, a todas horas la iba a ver
porque yo amaba a esa mujer
de cartón piedra,
que de San Esteban a Navidades,
entre saldos y novedades,
hacía más tierna mi acera.

No era como esas muñecas de abril
que me arañaron de frente y perfil.
Que se comieron mi naranja a gajos.
Que me arrancaron la ilusión de cuajo.
Con la presteza que da el alquiler,
olvida el aire que respiró ayer.

Juega las cartas que le da el momento:
"mañana" es sólo un adverbio de tiempo.

No, no. Ella esperaba en su vitrina
verme doblar aquella esquina...
Como una novia,
como un pajarillo, pidiéndome:
"libérame, libérame...
y huyamos a escribir la historia".

De una pedrada me cargué el cristal
y corrí, corrí, corrí con ella hasta mi portal.
Todo su cuerpo me tembló en los brazos.
Nos sonreía la luna de marzo.
Bajo la lluvia bailamos un vals,
un, dos, tres, un, dos, tres... todo daba igual.

Y yo le hablaba de nuestro futuro,
y ella lloraba en silencio... os lo juro.

Y entre cuatro paredes y un techo
se reventó contra su pecho
pena tras pena.
Tuve entre mis manos el universo
e hicimos del pasado un verso
perdido dentro de un poema.

Y entonces, llegaron ellos.
Me sacaron a empujones de mi casa
y me encerraron entre estas cuatro paredes blancas,
donde vienen a verme mis amigos
de mes en mes...,
de dos en dos...,
y de seis a siete...

Feliz domingo!

Pau dijo...

Hola Roma!
Sabía que había una canción sobre una maniquí, pero no sabía de qué iba exactamente. Me gusta la parte final!!!
Besooo

Pedro Genaro dijo...

Pau, si Serrat no la rescata me mudaré yo a vivir con ella, jejeje...ella que quiere ser persona y yo un maniquí para acompañarla.

http://www.pedrogenaro.com/2009/01/nada-nos-va-detener-ahora.html

Pedro Genaro dijo...

Se me olvidaba, preciosa la chica de la foto...por qué no pusiste un maniquí en esta ocasión? :-P

Pau dijo...

Es... humana ¿verdad?

Pedro Genaro dijo...

Clarinete que lo es...no?

Pau dijo...

Pedro,
¿¿¿¿¡¡¡¡Pero tú no te acuestas nunca, o qué?????!!!!!
Qué actividad...
:)